ATENCION:
Este sitio web ha sido mudado a
www.venezuela-us.org

La información que aparece en este sitio no es la más actualizada.
Favor actualizar su libreta de direcciones de sitios web.

Consultas legales sobre inmigración
Caso Posada Carriles                                                                                                    
Untitled Document

El Nuevo Herald

Critican a administración Bush por caso Posada

P. BACHELET / The Miami Herald

WASHINGTON

Miembros del Congreso criticaron ayer la forma en que la administración de George W. Bush manejó el caso del militante anticastrista Luis Posada Carriles, en la primera audiencia congresional sobre un atentado de 1976 que provocó una conmoción internacional.

La audiencia fue una rara ocasión que atrajo al abogado de Posada, Arturo Hernández, así como a periodistas e investigadores que afirman que Posada, de 79 años, fue el organizador del atentado terrorista contra un avión cubano en el que murieron sus 73 pasajeros.

La audiencia fue convocada por el representante William Delahunt (demócrata por Massachusetts), presidente del subcomité de Organizaciones Internacionales, Derechos Humanos y Supervisión y uno de los más duros críticos de la política del gobierno dirigida a Cuba y Venezuela.

Ambos países frecuentemente citan el caso de Posada como un ejemplo de doble estándar de la administración Bush, que critica a los dos gobiernos por no cooperar en la lucha contra el terrorismo, pero que parece renuente a plantear cargos de terrorismo contra Posada, al parecer para no molestar a integrantes de la comunidad cubana exiliada, que lo considera un héroe.

El legislador expresó que había ''fuertes pruebas'' que implican a Posada y que se sentía ''perplejo'' ante la renuencia de invocar la Ley Patriota y arrestar a Posada por terrorista. La administración, agregó, se ha declarado ''infatigable'' en la persecución de los terroritas, ``excepto en el caso de Luis Posada Carriles''.

Delahunt, un antiguo fiscal de distrito, interrogó a Hernández sobre la conducción del caso por el Departamento de Justicia, al preguntar cuántas personas habían testificado, y la confiabilidad de quienes lo habían hecho.

La administración Bush no ha dado seguridad de que Venezuela no vaya a torturar a Posada, sin embargo sí lo hizo con Siria antes de mandar a un sospechoso de terrorismo a esa nación. Observó, además, que Posada estaba viviendo ''confortable y abiertamente'' en Miami.

''América no puede tener dos reglas para los terroristas'', dijo, `no hay buenos terroristas y malos terroristas''.

Hernández argumentó que Posada se consideraba un luchador por la libertad y dijo que había decidido testificar a nombre de su cliente porque era necesario ``refutar la retórica y la desinformación proveniente de Cuba y de Venezuela, y de sus acólitos en nuestro país''.

''El Sr. Posada Carriles no es y no ha sido nunca un terrorista'', puntualizó. ''La ambición de toda su vida ha sido traer la democracia y la libertad al país que lo vio nacer'', comentó Hernández y agregó que la mayor parte de las pruebas, que incluyen documentos desclasificados de la CIA y el FBI, tenía más de 30 años y ``se basaen dudosos rumores de fuentes no identificadas''.

Si su cliente es enviado a Venezuela, sería rápidamente ''exhibido'' ante las cámaras de TV por el presidente Hugo Chávez para molestar a Estados Unidos. ''Los venezolanos lo van a inyectar con lo que quieran inyectarlo'', dijo.

Un juez federal ha fallado que Posada, un antiguo agente de la CIA, no puede ser devuelto a Venezuela porque podría ser torturado allí, algo que Venezuela niega. Varios diplomáticos venezolanos y cubanos estaban en la audiencia. Posada se fugó de una prisión venezolana en 1985, y fue arrestado en Estados Unidos en el 2005 y acusado de fraude de inmigración. Posteriormente, un juez desestimó los cargos, que el Departamento de Justicia está apelando.

El escritor Blake Fleetwood testificó sobre su entrevista de seis horas con Posada y Orlando Bosch en una cárcel de Venezuela en 1977, donde ambos ''se jactaron abiertamente de su complicidad en cientos de bombas y asesinatos'' y hablaron de varios incidentes, incluyendo el asesinato de dos diplomáticos cubanos en Argentina y el atentado contra el avión de Cubana frente a las costas de Barbados.

Manifestó haber grabado la entrevista y dijo que en el 2005 se la había ofrecido a los investigadores del Departamento de Seguridad Territorial, pero que nunca aceptaron su oferta.

Luego enfrentó una serie de duras preguntas de la principal republicana en el subcomité, la representante Dana Rohrabacher (California), que le preguntó si los dos habían confesado ser terroristas, haber estado ''personalmente implicados'' en los asesinatos y si habían admitido haber matado civiles. Floeetwood evadió las preguntas y, en cierto momento, estuvo de acuerdo en que no lo habían hecho.

Rohrabacher le preguntó a Hernández si estaría dispuesto a ''jurar por Dios'' que realmente consideraba que su cliente no era un terrorista. Hernández respondió: soy católico y ``absolutamente así lo creo''.

Funcionarios de EEUU dicen no poder encausar a Posada Carriles por el atentado de 1976, porque no implicó a ciudadanos americanos y no se usaron recursos de EEUU. El Departamento de Justicia declinó comentar sobre la investigación del jurado de instrucción.

Hernández negó que el gobierno hubiera trabajado mal el caso.

''Por lo menos los fiscales con los que yo traté laboraron de forma muy efectiva y agresivamente'', le dijo al Miami Herald. ``Cualquier sugerencia de que hayan tratado de ayudar a Posada es una absoluta mentira. Simplemente no es correcto''.

.

  Embavenez-us.org :: Boceto
© Copyright 2002 - 2017. embavenez-us.org. Todos los derechos reservados.